0.0
Address:
LLANES
Description:

Un poema Forjado en LLanes… 

El Poema en Forja que recorre las Calles de Llanes

Mojo en tu sidra mi devota mano
persigno con el índice y el medio
mi faz y voy a bendecir tu predio
marinero, rural, fluvial, urbano
católico, guasón, astur e indiano.

Nadie como el poeta local Celso Amieva para definir Llanes

Los versos en forja de su obra “Poemas de Llanes” recorren las calles del Casco Histórico:

 

José María Álvarez Posada (“CELSO AMIEVA”) Nacido el 19 de marzo de 1911 en tierras cántabras y que su padre ejercía de maestro en el pueblo Puente San Miguel, pero sobre todas las cosas fue asturiano y llanisco. Poeta, republicano, guionista y periodista, el autor de «Trilogía de la arena y el fuego», vive en tiempos políticamente difíciles, de ahí la lejanía de su tierra y el tener tres patrias, además de España: Francia, México y la antigua Unión Soviética.

Empezó a los catorce años, con un seudónimo que entonces no era el de “Celso Amieva”, a publicar versos en “El Eco de los Valles”, periódico de Panes, y en los semanarios llaniscos “El Pueblo” y “El Oriente de Asturias".

El autor de LOS POEMAS DE LLANES hace gala de riqueza temática, variedad rítmica, altura lírica, fuerza épica y sabor terruño, en un estilo armonioso da forma a lo arcaico y lo moderno, lo popular y lo culto, a veces con una ironía tras la cual, -que nadie se confunda- no hay sino un vasto conocimiento del oriente asturiano y el más probado amor a la comarca llanisca
Vieron la luz poemas y cuentos suyos en publicaciones madrileñas. Si para estimar a la patria en su justo valor hay que vivir en la distancia, esto explicaría el desmedido amor con que Celso Amieva ha sabido ver y sentir su comarca de Llanes en extensión, altura y profundidad.

A lo largo de los años, Llanes palpita en los poemas de este cantor. Celso Amieva falleció en febrero de 1988 en Moscú y sus cenizas reposan para siempre en el Bau, entre Niembru y Barru, en su idílica Cadexana, acompañado por el incesante subir y bajar de la marea, en los mismos territorios llaniscos en los que vivió su juventud. Entre una y otra fecha, 77 años, cuatro patrias y la literatura. Y siempre Asturias y Llanes presentes en sus días de distancia.

Te amé, te amo, te amaré por nunca
siempre jamás amén, Llanes, Lybunca,
la Puebla de Aguilar o Villasaro
y mi asperjante amor te lo declaro
con tu propio pudor y mi descaro.
Mojo en tu sidra mi devota mano,
persigno con el índice y el medio
mi faz y voy a bendecir tu predio
marinero, rural, fluvial, urbano,
católico, guasón, astur e indiano.
Mi alma a las remotas eras vuelta,
corrobora su esencia primeriza
hoy que en vuestra compaña profundiza
el gran misterio de su noche celta.
Canta el orbayo y canto la neblina,
santo a Cuera y al Pico Turbina,
señor del trueno y padre de las nieves.
Canto el maíz, el bable, la sardina
y la luna romántica de Tieves.

Extraído de «Diana sin hiel a la Puebla de Aguilar»

 

Bendita sea la sidra, pues que a la gaita dota
de vibraciones celtas y da al cantor la nota.
bendito el ijujú que a su conjunto brota.

Extraído de «Soneto de la sidra»

 

Desde Tinamayor

hasta Cabo de Mar,

el martillo de Tor

golpea sin cesar.

Extraído de «Las costas de Tor»

 

fuente de información - GUÍA TURISMO ASTURIAS